Prefiero mi Madre Tierra q tus aires orgullosos

Prefiero mi Madre Tierra q tus aires orgullosos

No recuerdo si tenia 4 o 5 años cuando mis abuelitas no habian llegado pa la navidad y mi madre habiendo ido al mercadito, agarre un jarron de agua y lo mezcle con la harina de trigo molido en batan y con una cuchara de madera lo bati mucho y le eche un poquito de baking soda/levadura pa q la masa se levante, y lo puse en las bandejas de metal pa q la masa se levante y asi lo hice toda esa mañana y como a la una, empece a tomar de los retazos de masa y en un perol de aluminio, luego de echar un poco de aceite, empece a moldearlos y derramarlos en el perol con aceite, pero mis masas parecian quedarse pequeñas y creyendo q el aceite iba a hacer crecer mi buñuelo, hice varios y al poco rato los saque, pero se encogieron mas.

Asi lo estaba haciendo cuando mis abuelitas llegaron pa la semana navideña y estando ellas acomodando sus bultos en los cuartos pequeños en q pernoctan, retorno mi mamacita.
Q barbaridades me estas haciendo, dijo cuando vio q sacaba otro buñuelo de la sarten.
Al escuchar su voz alta vinieron mis abuelitas, y al verme con cara larga y enterarse q los buñuelos q hice eran del tamano de los higos pequeños aplanados, mi mamacita me dijo, como vas a comer estas piedras duras?
Calmate q cuando eras pequeña me hiciste peores cosas y no te castigue. Entiende hija mia, todas las niñas aprenden a cocinar si tenemos la paciencia de mostrarles sus errores y las corregimos para q la proximas veces, lo hagan mejor.
Años mas tarde reiamos de mi mayor error, de haberles hecho comer mini buñuelos duros q eran dificiles de masticar y q los remojamos en el api blanco y morado, pa ablandarlos y comerlos
Cuando Dios me llame a su presencia si me manda al infierno, dire gracias a mi nieta, dios no te dare el gusto de hacerte escuchar mis dientes castañar, prefiero estar en los brazos de mi madre tierra antes q de tus aires orgullosos, dijo mi jatunmama, causandonos risa.

Asi en mi niñez entre tumbo y tumbo/error, aprendi q en la alta elevacion Potosina la masa para levantarse y conservar su humedad y suavidad aun despues de ser frita en el perol, necesita mas agua q en la tierra Cruceña q esta al nivel del mar y alegre mucho q mi mamacita gozo de mis buñuelos y mis pasteles de queso de oveja la navidad q estuvimos juntos con la familia extendida, antes q me vaya a los Estados Unidos. Me acerque a una de mis abuelitas, quien me bendijo. Es horrible ser desarraigada e ir de viaje a tierras extrañas, al verme triste delante de ella yel resto de nuestra familia, me consolo diciendo. No llores mi ausencia las proximas navidades voy a dormir en brazos de nuestra madre tierra, y si tu dios me mandas al infierno, te dire, gracias a los buñuelos duros de mi nieta, no te dare el gusto de q oigas mis dientes castañar, pues me siento mas feliz en los brazos de mi madre tierra q en tus aires orgullosos, causandonos la risa.

Siendo universitaria, el primer año q estuve en la navidad lejos de mi tierra y mi familia, estando preparando buñuelos pasteles y api blanco y morado, una amiga me trajo una carta q habia recibido y habia olvidado entregarmela. Lo puso en el bolzillo del mandil y a mis amigas las servi.

Alguien pidio q oremos, estando yo leyendo la carta de mi familia.
Tu q hiciste esta comida de navidad, leenos y ora. Me dijo la anfitriona.
Cuando leas mi carta ya mi mama estara descansando en brazos de nuestra madre tierra. Hija mia no se como decirtelo, pero tu mama grande, con la q conjuntamente te enseñe, en su lecho de muerte musito, No me llores, me voy a dormir en los brazos de mi madre tierra y a ti Dios te digo, si no estas contento con todo el bien q he hecho en vida, gracias a mi nieta no te dare el gusto de oirme castañar los dientes, gracias a sus buñuelos duros. Prefiero los brazos de mi madre tierra q tus aires orgulosos
Al oirme leerlo, sus carcajadas cambiaron nuestros rostros largos.

Tienes algo q orar y decir o compartir con nosotras, me pregunto mi anfitriona.
Ama niñito wagaichu
Ankucuta y buñuelusta gosaiki. Wachi, wachi, wachito, wachito coloradito. Amigas mias tan lejos de mi terruno, mi patria y familia pero a pesar de todo lo q he perdido en la vida, comparti con Uds, uno de los villancicos navideños q aprendi a mis 3 años q mi Jatunmamai y mi mamacita me ensenaron en un humilde pero cariño so distrito minero Potosino.
Cierto q aqui hay mas cosas materiales, pero mi corazon, mi alma y mis memorias siempre seran de mi gente, mi madre tierra, mi patria, mi familia y el gozo de haber compartido lo poco q tengo y si despues de todo el bien q he hecho en mi vida, dios tu me mandas al infierno no te dare el gusto de oir mis dientes castañar, gracias a los buñuelos duros q prepare.
Estare mas feliz en brazos de mi Madre Tierra q en tus aires de orgulloso
Amen.
DM (c) Reserv 28/12/18

Popular posts from this blog

Fuerza, Fuerza, Fuerza

FB exempts carbon candidates from spreading desinformation...

Intervengamos la COB que proclamo a evo alvaro